AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este servicio web pertenece a la Asociación Misioneros de la Esperanza (en adelante MIES) con CIF número R3000038D y domicilio en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga (en adelante MIES).
MIES está inscrita en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia con el número 924-SE/C.
Puede contactar con nosotros a través del Teléfono +34 952 277 488 o a través de nuestro correo electrónico [email protected]
MIES ofrece esta web para facilitar el acceso público a la información de que dispone, así como para facilitar información de los actos y actividades que se desarrollan dentro de la propia Asociación. MIES procura que la información disponible en esta web sea exacta y precisa, y procede a su actualización con la máxima celeridad posible, tratando de evitar errores y, corrigiéndolos tan pronto como los detecta. No obstante, MIES no puede garantizar la inexistencia de errores, ni que el contenido de la información se encuentre permanentemente actualizado. Del mismo modo, MIES no es responsable de la exactitud y actualización de la información proveniente de otras personas físicas o jurídicas que conste en la página web a la cual se remita.

Política de privacidad

La política de privacidad de MIES está presidida por el cumplimiento de la legalidad vigente en materia de protección de datos de carácter personal.
De acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, informamos a los usuarios que envíen sus datos a través de los formularios existentes en esta página web, de nuestro correo electrónico o mediante cualquier otro medio, que sus datos personales se incorporarán a los ficheros propiedad de MIES que han sido creados con la finalidad de gestionar el funcionamiento de la propia Asociación según sus estatutos, gestionar las actividades que realiza y los proyectos sociales, así como informar de las actividades que se realizan dentro de la Asociación.
Si ha facilitado su dirección electrónica o su número de teléfono le informamos que podrán ser utilizados para informarle de las actividades y actos que organiza MIES así como envío de información de la Asociación que pueda ser de su interés. Por lo que al facilitar esta información, está dando su consentimiento al uso de sus datos por la Asociación.
Informamos a nuestros asociados que sus datos se podrán facilitar, de acuerdo con los estatutos, a otros miembros de la Asociación que pueden estar en terceros países donde MIES tenga presencia, por lo que los socios al aceptar los estatutos, están consintiendo de igual forma a las posibles comunicaciones de sus datos a otros socios que pueden estar en distintos países donde MIES esté presente.
Durante los distintas actividades grupales, de ocio y tiempo libre, viajes, excursiones, talleres formativos y eventos organizados por MIES, se podrán obtener fotografías y grabaciones de imágenes que serán utilizadas con fines promocionales y educativos y que podrán ser expuestos para estos fines en los medios que MIES considere oportuno, incluida su página web, por lo que las personas participantes en estas actividades y eventos, especialmente si son de carácter público, quedan informadas de este hecho. En caso de oponerse, se lo deberán comunicar al monitor de la actividad, a la persona que realice la fotografía o filmación o ejercer sus derechos en los términos establecidos en la legislación vigente en materia de protección de datos.
Los datos de las personas que participen en las distintas actividades, viajes y excursiones organizados por MIES, se podrán ceder a las compañías aseguradoras en los casos que la legislación vigente así lo establezca.
Informamos que los datos que trate MIES en los programas sociales y de mediación ante conflictos se tratarán con la máxima confidencialidad. MIES solamente comunicará sus datos a otras Administraciones, entidades u organizaciones con competencia en la materia y a organizaciones sin ánimo de lucro de forma que se puedan prestar los programas sociales que hayan sido requeridos y en los términos establecidos en la Legislación vigente. Asimismo, será necesario que los usuarios firmen el preceptivo consentimiento para que se puedan realizar las derivaciones a otras entidades privadas y organizaciones sin ánimo de lucro.
MIES como responsable de sus ficheros, ha procedido a inscribirlos en la Agencia Española de Protección de Datos y ha adoptado las medidas de índole técnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de los datos de carácter personal y evitar su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal facilitados bajo el control y las medidas de seguridad anteriormente citadas.
Se pueden ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en los términos establecidos en la legislación vigente mediante carta, en la que se adjuntará documento identificativo, dirigida a Misioneros de la Esperanza en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga.
Para cualquier duda y/o aclaración pueden enviar un correo electrónico a [email protected]

Condiciones de uso del servicio web

Este servicio web tiene una zona de acceso libre que es de carácter informativa y una zona de acceso restringido para usuarios registrados. Para acceder a la zona de acceso restringido es necesario disponer de usuario y contraseña.
Dentro de la zona web de acceso libre se pueden enviar consultas a MIES sin necesidad de identificarse previamente. Los datos que sean enviados a MIES serán utilizados para contestar a su petición y para enviar información de carácter informativo. Los mensajes enviados a MIES se responderán a la mayor brevedad posible, pero no se puede garantizar que todos los mensajes sean respondidos, especialmente si ha enviado de forma errónea alguno de sus datos.
Los usuarios del servicio web que accedan a la zona de acceso restringido deberán guardar el debido secreto y mantener la confidencialidad sobre los datos a los que accedan y especialmente respecto a los datos de carácter personal a los que puedan acceder utilizando el servicio web. Por tanto, será responsabilidad exclusiva de los usuarios cualquier mal uso que hagan de la información a la que se tiene acceso. Asimismo, los usuarios deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados.

Contenido de la Web y links

MIES no se responsabiliza del mal uso que se realice de los contenidos de su página Web, siendo exclusiva responsabilidad de la persona que accede a ellos o los utilice.
MIES no asume responsabilidad alguna por la información contenida en páginas Web de terceros a las que se pueda acceder por enlaces (links) o buscadores de las páginas Web de MIES. La presencia de enlaces (links) en nuestra página Web tendrá finalidad meramente informativa y en ningún caso supone sugerencia, invitación o recomendación sobre los mismos.

Propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual del diseño de la página Web y los logotipos de la Asociación son titularidad de MIES y, por tanto, queda prohibida su reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, salvo para uso personal y privado. Igualmente, todos los nombres, marcas o signos distintivos que son de propiedad de MIES están protegidos por la Ley.

Legislación y Jurisdicción aplicables

Con carácter general, las relaciones entre MIES con los usuarios de esta página web se encuentran sometidas a la legislación y jurisdicción españolas.

Información sobre el uso de cookies

Esta página web puede utilizar cookies para el mantenimiento de la sesión del usuario y para guardar información de configuración de la página Web. En ningún caso se almacenarán datos de carácter personal en las cookies ni se utilizarán estas para obtener ni acceder a la información del usuario.
Las cookies son fragmentos de información que se almacenan en el sitio del usuario que utiliza el navegador a petición del servidor de la página Web. Los usuarios que no quieren recibir cookies o que deseen ser informados de cuando una cookie se va a instalar en su sistema, deberán configurar su navegador para que funcione de esta forma. También se informa que los usuarios pueden borrar todas la cookies generadas en cualquier momento.

Información sobre aspectos técnicos y de seguridad

Dentro de los servicios web existe una zona de acceso restringido a usuarios. Para el acceso a esta zona de acceso restringido será necesario disponer de usuario y contraseña. Los usuarios deberán cambiar la contraseña de forma periódica o al menos una vez al año.
Es responsabilidad de los usuarios, realizar cambios periódicos en la contraseña y evitar que otras personas distintas a los autorizados puedan conocer las claves de acceso a la zona de acceso restringido.
Los usuarios registrados en este servicio web deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados. En el caso que algún usuario tenga sospechas de un uso indebido de su clave, deberá notificar este hecho a MIES como una incidencia de seguridad e inmediatamente deberá cambiar la contraseña de acceso.
Esta página Web está hospedada en los servidores del prestador de servicios de Internet contratado por MIES para la prestación de este servicio (en adelante el prestador de servicios).
Cuando el usuario utiliza los servicios de Internet de MIES, la dirección IP, la fecha y hora y otros datos como el tipo de navegador podrán ser almacenados en los servidores del prestador de servicios. Esta información será tratada por MIES solamente para análisis estadístico y para mejorar la accesibilidad de los servicios de Internet.
El prestador de servicios como responsable del hospedaje del servicio web de MIES está obligado a la adopción de las medidas de índole técnica y organizativas de tal forma que garanticen la seguridad de los datos, la información, los sistemas y los servidores que se utilizan para la prestación de este servicio, siempre teniendo en cuenta el estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES no será responsable de posibles daños o perjuicios que se pudieran derivar de interferencias, omisiones, interrupciones, virus informáticos, averías telefónicas, modificación malintencionada o desconexiones en el funcionamiento operativo de este sistema electrónico, motivadas por causas ajenas MIES así como retrasos o bloqueos en el uso del presente sistema electrónico causados por deficiencias o sobrecargas de líneas de datos o sobrecargas en el Centro de Procesos de Datos del prestador de servicios, en el sistema de Internet o en otros sistemas electrónicos, además de daños que puedan ser causados por terceras personas mediante intromisiones ilegítimas fuera del control de MIES.
Se exonera MIES de responsabilidad ante cualquier daño o perjuicio que pudiera sufrir el usuario como consecuencia de errores, defectos u omisiones en la información facilitada por MIES siempre que proceda de fuentes ajenas a MIES.

Imagen

Homilía del 1º domingo de cuaresma. 21-2-21

Homilía de Pepe Ruíz Córdoba completa en el contenido de esta noticia.

0
cm - 2/20/21 7:54:37 PM.000

HOMILÍA DOMINGO I CUARESMA-B (21 febrero 2021) 
Mc 1, 12-15 
Detrás de muchas palabras hay experiencias, vivencias, imágenes, recuerdos… 
Así que cuando las pronunciamos, de forma inconsciente nos retrotraemos a lo vivido y 
nuestro cuerpo, desconectado de nuestro pensamiento, habla de lo evocado por esa 
palabra. Para muchos decir “adviento” o “navidad” es luz, color, fiesta, esperanza. Decir, 
sin embargo, “cuaresma” es motivo para que el rostro se avinagre y, además de oler a 
incienso, se huela a pecado, penitencia, ayuno y sacrificio. ¡Pobre cuaresma! Vamos a 
rescatarla centrándonos en la Palabra.
El evangelio nos dice que el Espíritu impulsa a Jesús al desierto donde es tentado 
por Satanás a no llevar adelante los planes de Dios. Pero vence a la tentación y se pone 
al servicio del Reino marchando a Galilea para anunciarlo. Para acoger ese Reino, que 
está cerca, invita a volver a Dios, a convertirse; y a creer en la Buena Nueva, aunque las 
circunstancias externas sean fuentes de malas noticias.
El desierto es imagen del lugar de la tentación y de la prueba. Es la experiencia de 
tener que elegir entre dos caminos contrapuestos. En el desierto el corazón y la cabeza 
no se ponen de acuerdo. Es el tiempo donde hasta las convicciones más asentadas se 
tambalean. Y como Jesús fue impulsado por el Espíritu al desierto, este mismo Espíritu 
puede hacer de dicho desierto una experiencia espiritual. En los momentos donde somos 
tentados a elegir lo que se opone al plan de Dios el Espíritu nos llama al combate del 
discernimiento.
¿Nunca habéis oido hablar del “demonio pinchapapas”? Y es que le hemos 
echado imaginación cuando hemos pensado en él. Satanás es todo aquello que se 
opone a los planes de Dios. Hasta Pedro fue llamado así cuando fue obstáculo al camino 
de Jesús. Hay muchos tipos de “demonios”. Cada uno tiene sus fortalezas y sus 
debilidades. Voy a presentar tres grupos de ellos y el “demonio del demonio”.
Al primer grupo de demonios lo llamaremos de la “horizontalidad”. Hay muchos 
niveles. El más agudo sería el casi vivir para cubrir las necesidades primarias. Es un 
demonio muy tosco, pero efectivo. Es vivir con la mirada puesta en la superficie, sin 
entrar en lo que ocurre, ni en lo que se experimenta, ni en la profundidad de la vida, ni de 
Dios. Pero este demonio puede disfrazarse de cierta profundidad. Y así aparecer en 
forma de “religiosidad superficial”, que bajo la apariencia del cumplimiento mantiene a 
raya cualquier atisbo de hondura. Tiene una versión de lujo: la del “joven rico” o de las 
“almas concertadas” que, teniendo una pinta estupenda, le falta entrar en las 
profundidades del encuentro. O aquellos que siendo defensores de lo que consideran la 
verdad, sacrifican en su altar hasta lo más querido. En este caso la medicina clásica se 
llama “oración”. Es la profundidad de vida, la mirada contemplativa que taladra la 
realidad, la lectura orante de la Palabra, los espacios de intimidad que recrean y 
enamoran, la actitud de discernimiento.
Al segundo grupo de demonios lo vamos a llamar de la “tranquilidad”. Como en 
las demás gamas tenemos desde el nivel más elemental al “premium”. Comenzamos con 
el demonio “comodidad”. Éste es básico, pero bastante eficaz. Se convierte en el criterio 
desde el que optas en todos los aspectos de la vida. Lo mejor sería siempre lo más 
cómodo. El demonio “seguridad” es más sofisticado. Pues la tranquilidad no se busca en lo que sea más cómodo, sino en lo que proporcione la sensación de seguridad. Se puede 
vivir de la manera más entregada y comprometida que pudiera existir, pero eso concreto 
que me produce seguridad es intocable. Y después estaría el demonio “prestigio”. 
Porque sólo estoy tranquilo si soy el centro de algo. Y no siempre se hace por “maldad”, 
en ocasiones nos arrastramos lo que nos haga falta para poder llamar la atención y así 
sentir que existimos. Aquí la medicina clásica se llama “ayuno”, en tanto que ejercicio de 
libertad. Es la sensación de “estómago vacío”, la de optar por algo que nos descoloque; 
la de ir dejando ir lo que parece que me pone el suelo por debajo de los pies; la de optar 
por estar colaborando y compartiendo más que exhibiendo nuestras potencialidades.
El último grupo de demonios lo vamos a llamar de la “separación”. Es el intento de 
vivir separando las dos caras de una misma moneda; o queriendo beber agua tomando el 
oxígeno por un lado y el hidrógeno por otro. Es vivir la fe como algo totalmente ajeno a la 
vida; o la vivencia de los sacramentos como independiente al carácter social o político de 
la fe; o nuestro tierno cariño a los más íntimos como lo opuesto al cuidado del que no 
conozco; o la defensa a los iguales como la excusa del ataque a los diferentes. Este 
demonio tiene bastante aceptación entre muchos creyentes. Algunos incluso que le 
hemos dado derecho a una partida de bautismo. Esta seria la versión “conservadora” de 
este tipo de demonios. Es la que más frecuenta entre los creyentes. Actualmente se da 
menos la versión “progresista”. Es la de aquellos que separan acción social de 
evangelización; los que se contenta con un progreso, aunque sea al margen de Dios; los 
que entenderían el desarrollo humano sin dimensión espiritual. Aquí la medicina clásica 
se llama “limosna”, en tanto que ejercicio de ofrenda existencial gratuita, concreta y 
universal. Es el ejercicio de lanzarse a la realidad que nos envuelve como a los brazos de 
Dios; de la búsqueda de Dios en las profundidades de las situaciones vividas; y haciendo 
de buen samaritano poniéndonos, sin dar rodeos, en el camino de los apaleados de la 
vida.
Si te das cuenta la vida es un continuo desierto porque siempre estamos en 
estado de tener que elegir, de esforzarnos por encontrar, de desprendernos de algo para 
elegir lo que queremos, de forzar la mirada para discernir por dónde sopla el aire del 
Espíritu. Y, si miramos con benevolencia, los demonios los descubriremos como esas 
realidades incómodas y amenazantes pero que nos ponen en situación de vida; que nos 
hacen renovar, en medio de los peligros que acechan el crecimiento, nuestra opción por 
el Dios de la Vida.