AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este servicio web pertenece a la Asociación Misioneros de la Esperanza (en adelante MIES) con CIF número R3000038D y domicilio en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga (en adelante MIES).
MIES está inscrita en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia con el número 924-SE/C.
Puede contactar con nosotros a través del Teléfono +34 952 277 488 o a través de nuestro correo electrónico [email protected]
MIES ofrece esta web para facilitar el acceso público a la información de que dispone, así como para facilitar información de los actos y actividades que se desarrollan dentro de la propia Asociación. MIES procura que la información disponible en esta web sea exacta y precisa, y procede a su actualización con la máxima celeridad posible, tratando de evitar errores y, corrigiéndolos tan pronto como los detecta. No obstante, MIES no puede garantizar la inexistencia de errores, ni que el contenido de la información se encuentre permanentemente actualizado. Del mismo modo, MIES no es responsable de la exactitud y actualización de la información proveniente de otras personas físicas o jurídicas que conste en la página web a la cual se remita.

Política de privacidad

La política de privacidad de MIES está presidida por el cumplimiento de la legalidad vigente en materia de protección de datos de carácter personal.
De acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, informamos a los usuarios que envíen sus datos a través de los formularios existentes en esta página web, de nuestro correo electrónico o mediante cualquier otro medio, que sus datos personales se incorporarán a los ficheros propiedad de MIES que han sido creados con la finalidad de gestionar el funcionamiento de la propia Asociación según sus estatutos, gestionar las actividades que realiza y los proyectos sociales, así como informar de las actividades que se realizan dentro de la Asociación.
Si ha facilitado su dirección electrónica o su número de teléfono le informamos que podrán ser utilizados para informarle de las actividades y actos que organiza MIES así como envío de información de la Asociación que pueda ser de su interés. Por lo que al facilitar esta información, está dando su consentimiento al uso de sus datos por la Asociación.
Informamos a nuestros asociados que sus datos se podrán facilitar, de acuerdo con los estatutos, a otros miembros de la Asociación que pueden estar en terceros países donde MIES tenga presencia, por lo que los socios al aceptar los estatutos, están consintiendo de igual forma a las posibles comunicaciones de sus datos a otros socios que pueden estar en distintos países donde MIES esté presente.
Durante los distintas actividades grupales, de ocio y tiempo libre, viajes, excursiones, talleres formativos y eventos organizados por MIES, se podrán obtener fotografías y grabaciones de imágenes que serán utilizadas con fines promocionales y educativos y que podrán ser expuestos para estos fines en los medios que MIES considere oportuno, incluida su página web, por lo que las personas participantes en estas actividades y eventos, especialmente si son de carácter público, quedan informadas de este hecho. En caso de oponerse, se lo deberán comunicar al monitor de la actividad, a la persona que realice la fotografía o filmación o ejercer sus derechos en los términos establecidos en la legislación vigente en materia de protección de datos.
Los datos de las personas que participen en las distintas actividades, viajes y excursiones organizados por MIES, se podrán ceder a las compañías aseguradoras en los casos que la legislación vigente así lo establezca.
Informamos que los datos que trate MIES en los programas sociales y de mediación ante conflictos se tratarán con la máxima confidencialidad. MIES solamente comunicará sus datos a otras Administraciones, entidades u organizaciones con competencia en la materia y a organizaciones sin ánimo de lucro de forma que se puedan prestar los programas sociales que hayan sido requeridos y en los términos establecidos en la Legislación vigente. Asimismo, será necesario que los usuarios firmen el preceptivo consentimiento para que se puedan realizar las derivaciones a otras entidades privadas y organizaciones sin ánimo de lucro.
MIES como responsable de sus ficheros, ha procedido a inscribirlos en la Agencia Española de Protección de Datos y ha adoptado las medidas de índole técnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de los datos de carácter personal y evitar su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal facilitados bajo el control y las medidas de seguridad anteriormente citadas.
Se pueden ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en los términos establecidos en la legislación vigente mediante carta, en la que se adjuntará documento identificativo, dirigida a Misioneros de la Esperanza en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga.
Para cualquier duda y/o aclaración pueden enviar un correo electrónico a [email protected]

Condiciones de uso del servicio web

Este servicio web tiene una zona de acceso libre que es de carácter informativa y una zona de acceso restringido para usuarios registrados. Para acceder a la zona de acceso restringido es necesario disponer de usuario y contraseña.
Dentro de la zona web de acceso libre se pueden enviar consultas a MIES sin necesidad de identificarse previamente. Los datos que sean enviados a MIES serán utilizados para contestar a su petición y para enviar información de carácter informativo. Los mensajes enviados a MIES se responderán a la mayor brevedad posible, pero no se puede garantizar que todos los mensajes sean respondidos, especialmente si ha enviado de forma errónea alguno de sus datos.
Los usuarios del servicio web que accedan a la zona de acceso restringido deberán guardar el debido secreto y mantener la confidencialidad sobre los datos a los que accedan y especialmente respecto a los datos de carácter personal a los que puedan acceder utilizando el servicio web. Por tanto, será responsabilidad exclusiva de los usuarios cualquier mal uso que hagan de la información a la que se tiene acceso. Asimismo, los usuarios deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados.

Contenido de la Web y links

MIES no se responsabiliza del mal uso que se realice de los contenidos de su página Web, siendo exclusiva responsabilidad de la persona que accede a ellos o los utilice.
MIES no asume responsabilidad alguna por la información contenida en páginas Web de terceros a las que se pueda acceder por enlaces (links) o buscadores de las páginas Web de MIES. La presencia de enlaces (links) en nuestra página Web tendrá finalidad meramente informativa y en ningún caso supone sugerencia, invitación o recomendación sobre los mismos.

Propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual del diseño de la página Web y los logotipos de la Asociación son titularidad de MIES y, por tanto, queda prohibida su reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, salvo para uso personal y privado. Igualmente, todos los nombres, marcas o signos distintivos que son de propiedad de MIES están protegidos por la Ley.

Legislación y Jurisdicción aplicables

Con carácter general, las relaciones entre MIES con los usuarios de esta página web se encuentran sometidas a la legislación y jurisdicción españolas.

Información sobre el uso de cookies

Esta página web puede utilizar cookies para el mantenimiento de la sesión del usuario y para guardar información de configuración de la página Web. En ningún caso se almacenarán datos de carácter personal en las cookies ni se utilizarán estas para obtener ni acceder a la información del usuario.
Las cookies son fragmentos de información que se almacenan en el sitio del usuario que utiliza el navegador a petición del servidor de la página Web. Los usuarios que no quieren recibir cookies o que deseen ser informados de cuando una cookie se va a instalar en su sistema, deberán configurar su navegador para que funcione de esta forma. También se informa que los usuarios pueden borrar todas la cookies generadas en cualquier momento.

Información sobre aspectos técnicos y de seguridad

Dentro de los servicios web existe una zona de acceso restringido a usuarios. Para el acceso a esta zona de acceso restringido será necesario disponer de usuario y contraseña. Los usuarios deberán cambiar la contraseña de forma periódica o al menos una vez al año.
Es responsabilidad de los usuarios, realizar cambios periódicos en la contraseña y evitar que otras personas distintas a los autorizados puedan conocer las claves de acceso a la zona de acceso restringido.
Los usuarios registrados en este servicio web deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados. En el caso que algún usuario tenga sospechas de un uso indebido de su clave, deberá notificar este hecho a MIES como una incidencia de seguridad e inmediatamente deberá cambiar la contraseña de acceso.
Esta página Web está hospedada en los servidores del prestador de servicios de Internet contratado por MIES para la prestación de este servicio (en adelante el prestador de servicios).
Cuando el usuario utiliza los servicios de Internet de MIES, la dirección IP, la fecha y hora y otros datos como el tipo de navegador podrán ser almacenados en los servidores del prestador de servicios. Esta información será tratada por MIES solamente para análisis estadístico y para mejorar la accesibilidad de los servicios de Internet.
El prestador de servicios como responsable del hospedaje del servicio web de MIES está obligado a la adopción de las medidas de índole técnica y organizativas de tal forma que garanticen la seguridad de los datos, la información, los sistemas y los servidores que se utilizan para la prestación de este servicio, siempre teniendo en cuenta el estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES no será responsable de posibles daños o perjuicios que se pudieran derivar de interferencias, omisiones, interrupciones, virus informáticos, averías telefónicas, modificación malintencionada o desconexiones en el funcionamiento operativo de este sistema electrónico, motivadas por causas ajenas MIES así como retrasos o bloqueos en el uso del presente sistema electrónico causados por deficiencias o sobrecargas de líneas de datos o sobrecargas en el Centro de Procesos de Datos del prestador de servicios, en el sistema de Internet o en otros sistemas electrónicos, además de daños que puedan ser causados por terceras personas mediante intromisiones ilegítimas fuera del control de MIES.
Se exonera MIES de responsabilidad ante cualquier daño o perjuicio que pudiera sufrir el usuario como consecuencia de errores, defectos u omisiones en la información facilitada por MIES siempre que proceda de fuentes ajenas a MIES.

Imagen

Homilía del domingo de Resurrección 2021. 4-4-21.

Homilía de Pepe Ruíz Córdoba completa en el contenido de esta noticia.

1
cm - 4/4/21 10:49:04 AM.000

HOMILÍA DOMINGO DE RESURRECCIÓN-B (4 abril 2021) 

Normalmente pensamos que la vivencia de la fe tiene la misma dinámica que la 

preparación de la liturgia. Pongamos el ejemplo de esta semana que estamos viviendo 

llena de celebraciones. Cuando llega el Domingo de Ramos todo lo preparamos para 

celebrar este día: el color rojo, los ramos y palmas, el evangelio de la pasión del 

evangelista que toque. Pero al día siguiente, todo vuelve a ser Cuaresma, aunque lo 

llamemos Lunes Santo. Y regresa el morado a tomar el protagonismo. Llega el Jueves 

Santo y todo se viste de blanco, se prepara el Monumento, se saca la jarra y la jofaina 

para el lavatorio de los pies. Pero, al día siguiente, ya no estamos en jueves, sino en 

Viernes Santo, luego recuperamos el rojo y el relato de la pasión según san Juan y la cruz 

que vamos a adorar. Pero el Sábado Santo, ya no hay nada de lo anterior. A lo sumo una 

imagen de María vestida de negro a la que acompañamos como si estuviera frente al 

sepulcro. Eso sí, hasta que llega la gran Vigilia Pascual: flores, luces, pregón, lecturas, 

agua, cantos, aleluyas. La liturgia, superficialmente entendida, es una realidad compuesta 

de estancos independientes: si estamos en Domingo de Ramos es Domingo de Ramos; 

pero déjalo atrás que es jueves, o viernes o Domingo de Resurrección. De esta manera 

todo tiene un orden. Y lo normal es que guardes los enseres del monumento o la cruz 

para adorar si estás en Resurrección. Olvídate de todo ello que estamos celebrando la 

alegría de la Pascua.

Y pensamos que la vida de fe es así; que si estamos en Domingo de Resurrección 

me debo sentir vivo y alegre porque, como las velas del monumento, el sufrimiento de la 

cruz ya está guardado. Pero, en realidad, puedo sentirme de Pascua comiendo el potaje 

de bacalao del Viernes Santo. O tener cuerpo de crucificado en pleno canto del Pregón 

Pascual. La vida de fe no sigue la dinámica de la liturgia superficial y estancada. Al 

contrario, la vivencia de la fe es como la liturgia entendida en profundidad. El 

protagonismo del elemento de un día concreto contiene en sí mismo los demás 

elementos: porque adorar la cruz es disponernos para cantar la noche en que Cristo 

venció a la muerte. 

La vida de fe no es una línea, es un poliedro, una figura que tiene muchos lados. Y, 

por etapas, nuestra vida reposa en uno o en otro: ahora vivo la pasión, más tarde el peso 

de lo cotidiano de Nazaret; poco después celebro la consolación de la Pascua para, más 

tarde, vivir desolado en Getsemaní. Pero todo el poliedro, en cualquiera de sus lados está 

hecho de “Experiencia del Espíritu”.

Tras la muerte de Jesús cada uno actuó como pudo: unos seguían escondidos 

tras su huida; otras, después de haberse mantenido al pie de la cruz, se dirigieron al 

sepulcro para completar la tarea. Los hubo que volvieron al trabajo que dejaron al 

haberse roto su sueño; y los que regresaban enfrascados en una discusión a su hogar, 

que estaba en Emaús. En todos ellos, en mayor o menor grado, había miedo, desolación, 

confusión, dolor, atisbos de fe y esperanza.

Pero cada uno a su manera tuvieron una experiencia del Espíritu. Esas 

experiencias aparecen en los relatos del Resucitado donde nos fijamos más en el fondo 

que en las formas. Las formas, que nos hablan de lo que en sí mismo es inefable, son 

preciosas: el encuentro con un joven en el sepulcro, ese mismo sepulcro vacío, alguien 

que les dice que echen las redes y después los invita a comer, un desconocido que se pone a caminar con ellos…Todos ellos tienen la misma experiencia: aparece la paz en el hondón de su vida. 

Esta ya no está construida sobre el miedo, aunque exista, sino sobre una paz regalada 

por el Espíritu que sosiega y fundamenta, aunque el mar esté revuelto en su superficie. 

Todo ellos experimentaron una alegría que no es de este mundo. De esas que nos hacen 

decir con el salmo: “Soy feliz, aun cuando digo, qué desdichado soy”. Y todos 

recuperaron la misión: pastorear las ovejas, decirles a los otros lo que habían visto y oído, 

ir a Galilea…

De una u otra manera, todos fueron recompuestos para la misión. Pongamos el 

ejemplo de Pedro. Después de volver a recuperar el antiguo oficio una vez que el sueño 

se hizo añicos, se repiten las situaciones: se pasan la noche bregando sin pescar nada; y 

alguien les dice que echen las redes. Cuando las recogen con mucho esfuerzo, Juan 

proclama a ese personaje desconocido como el Señor. Y Pedro, tapando su desnudez, 

se lanza al mar. Cuando llegan no hay reproches. De nuevo una comida. El Resucitado no 

guarda rencor, sino desborda empatía. Sabe cómo están y les atiende con cuidado para 

recuperarlos. Después queda pendiente una conversación con Pedro. Las tres preguntas 

no es echarle en cara la triple negación. Jesús ayuda a Pedro a deshacer el camino, a 

recuperar el relato para que pueda trascender su debilidad. Es como la pecadora que 

ungió a Jesús los pies en casa de Simón el fariseo. Ella amaba mucho porque se había 

sentido muy perdonada. Ahora Pedro podría amar mucho si se dejaba cuidar, amar y 

perdonar en su terrible error. Porque sólo así, desde su debilidad trascendida, podría 

cuidar de la gente de Jesús al estilo de Jesús, no según las maneras de Pedro.

Eran hombres y mujeres con la experiencia del Espíritu del Resucitado. Pero no 

eran ingenuos, sabían que en cualquier momento, como así ocurrió, del armario de la 

liturgia podría salir el rojo del Viernes Santo. Pero lo vivieron como parte del poliedro 

compuesto por la experiencia del Espíritu. Los azotes seguían doliendo, pero ya era un 

honor compartir la suerte de Jesús. 

En el poliedro de la vida puedes estar viviendo desde cualquiera de sus lados: rojo 

de cruz, morado de desierto y tentación, blanco de amor y gloria, verde de terrible 

cotidiano. Pero el Resucitado puede convertir todo ello en experiencia del Espíritu.

El teólogo, Karl Ranher hablaba de la mística de lo cotidiano, de la búsqueda de 

Dios en todas las cosas y en la sobriedad de la vida. Que existen muchas experiencias de 

vida que son experiencias del Espíritu, aunque no nos percatemos de ello o no las 

reflexionemos. Inspirados en su pensamiento podemos decir:

Cuando alguien se levanta cada mañana y afronta la sencilla y dura jornada de 

trabajo sabiendo que el Creador trabaja a través de su persona, ahí hay experiencia del 

Espíritu.

Cuando cada momento del día está jalonado por una pequeña oración, ahí hay 

experiencia del Espíritu.

Cuando te sientes hermano/a entre los desconocidos de la calle y con 

responsabilidad sobre los que ni siquiera conoces, hay experiencia del Espíritu.

Cuando tus relaciones se basan en la empatía, la ternura, el esfuerzo por entender 

o perdonar al que no te quiere, ahí hay experiencia del EspírituCuando vives con paciencia el penar de cada día, el sufrimiento agudo, o la 

tragedia sobrevenida, aceptando los altos y bajos, hay experiencia del Espíritu.

Cuando el planeta se te convierte en una casa donde ninguno de los rincones te 

es indiferente, ahí hay experiencia del Espíritu.

Cuando sabes agradecer cada detalle de la vida, la brisa del aire en la cara, el 

vaso de agua que bebes, el saludo del que tienes al lado o el pan que te llevas a la boca, 

ahí hay experiencia del Espíritu.

Cuando…