AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este servicio web pertenece a la Asociación Misioneros de la Esperanza (en adelante MIES) con CIF número R3000038D y domicilio en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga (en adelante MIES).
MIES está inscrita en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia con el número 924-SE/C.
Puede contactar con nosotros a través del Teléfono +34 952 277 488 o a través de nuestro correo electrónico secretariageneralmies@hotmail.es.
MIES ofrece esta web para facilitar el acceso público a la información de que dispone, así como para facilitar información de los actos y actividades que se desarrollan dentro de la propia Asociación. MIES procura que la información disponible en esta web sea exacta y precisa, y procede a su actualización con la máxima celeridad posible, tratando de evitar errores y, corrigiéndolos tan pronto como los detecta. No obstante, MIES no puede garantizar la inexistencia de errores, ni que el contenido de la información se encuentre permanentemente actualizado. Del mismo modo, MIES no es responsable de la exactitud y actualización de la información proveniente de otras personas físicas o jurídicas que conste en la página web a la cual se remita.

Política de privacidad

La política de privacidad de MIES está presidida por el cumplimiento de la legalidad vigente en materia de protección de datos de carácter personal.
De acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, informamos a los usuarios que envíen sus datos a través de los formularios existentes en esta página web, de nuestro correo electrónico o mediante cualquier otro medio, que sus datos personales se incorporarán a los ficheros propiedad de MIES que han sido creados con la finalidad de gestionar el funcionamiento de la propia Asociación según sus estatutos, gestionar las actividades que realiza y los proyectos sociales, así como informar de las actividades que se realizan dentro de la Asociación.
Si ha facilitado su dirección electrónica o su número de teléfono le informamos que podrán ser utilizados para informarle de las actividades y actos que organiza MIES así como envío de información de la Asociación que pueda ser de su interés. Por lo que al facilitar esta información, está dando su consentimiento al uso de sus datos por la Asociación.
Informamos a nuestros asociados que sus datos se podrán facilitar, de acuerdo con los estatutos, a otros miembros de la Asociación que pueden estar en terceros países donde MIES tenga presencia, por lo que los socios al aceptar los estatutos, están consintiendo de igual forma a las posibles comunicaciones de sus datos a otros socios que pueden estar en distintos países donde MIES esté presente.
Durante los distintas actividades grupales, de ocio y tiempo libre, viajes, excursiones, talleres formativos y eventos organizados por MIES, se podrán obtener fotografías y grabaciones de imágenes que serán utilizadas con fines promocionales y educativos y que podrán ser expuestos para estos fines en los medios que MIES considere oportuno, incluida su página web, por lo que las personas participantes en estas actividades y eventos, especialmente si son de carácter público, quedan informadas de este hecho. En caso de oponerse, se lo deberán comunicar al monitor de la actividad, a la persona que realice la fotografía o filmación o ejercer sus derechos en los términos establecidos en la legislación vigente en materia de protección de datos.
Los datos de las personas que participen en las distintas actividades, viajes y excursiones organizados por MIES, se podrán ceder a las compañías aseguradoras en los casos que la legislación vigente así lo establezca.
Informamos que los datos que trate MIES en los programas sociales y de mediación ante conflictos se tratarán con la máxima confidencialidad. MIES solamente comunicará sus datos a otras Administraciones, entidades u organizaciones con competencia en la materia y a organizaciones sin ánimo de lucro de forma que se puedan prestar los programas sociales que hayan sido requeridos y en los términos establecidos en la Legislación vigente. Asimismo, será necesario que los usuarios firmen el preceptivo consentimiento para que se puedan realizar las derivaciones a otras entidades privadas y organizaciones sin ánimo de lucro.
MIES como responsable de sus ficheros, ha procedido a inscribirlos en la Agencia Española de Protección de Datos y ha adoptado las medidas de índole técnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de los datos de carácter personal y evitar su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal facilitados bajo el control y las medidas de seguridad anteriormente citadas.
Se pueden ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en los términos establecidos en la legislación vigente mediante carta, en la que se adjuntará documento identificativo, dirigida a Misioneros de la Esperanza en C/ Calzada de la Trinidad nº 16, 29009 Málaga.
Para cualquier duda y/o aclaración pueden enviar un correo electrónico a secretariageneralmies@hotmail.es

Condiciones de uso del servicio web

Este servicio web tiene una zona de acceso libre que es de carácter informativa y una zona de acceso restringido para usuarios registrados. Para acceder a la zona de acceso restringido es necesario disponer de usuario y contraseña.
Dentro de la zona web de acceso libre se pueden enviar consultas a MIES sin necesidad de identificarse previamente. Los datos que sean enviados a MIES serán utilizados para contestar a su petición y para enviar información de carácter informativo. Los mensajes enviados a MIES se responderán a la mayor brevedad posible, pero no se puede garantizar que todos los mensajes sean respondidos, especialmente si ha enviado de forma errónea alguno de sus datos.
Los usuarios del servicio web que accedan a la zona de acceso restringido deberán guardar el debido secreto y mantener la confidencialidad sobre los datos a los que accedan y especialmente respecto a los datos de carácter personal a los que puedan acceder utilizando el servicio web. Por tanto, será responsabilidad exclusiva de los usuarios cualquier mal uso que hagan de la información a la que se tiene acceso. Asimismo, los usuarios deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados.

Contenido de la Web y links

MIES no se responsabiliza del mal uso que se realice de los contenidos de su página Web, siendo exclusiva responsabilidad de la persona que accede a ellos o los utilice.
MIES no asume responsabilidad alguna por la información contenida en páginas Web de terceros a las que se pueda acceder por enlaces (links) o buscadores de las páginas Web de MIES. La presencia de enlaces (links) en nuestra página Web tendrá finalidad meramente informativa y en ningún caso supone sugerencia, invitación o recomendación sobre los mismos.

Propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual del diseño de la página Web y los logotipos de la Asociación son titularidad de MIES y, por tanto, queda prohibida su reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, salvo para uso personal y privado. Igualmente, todos los nombres, marcas o signos distintivos que son de propiedad de MIES están protegidos por la Ley.

Legislación y Jurisdicción aplicables

Con carácter general, las relaciones entre MIES con los usuarios de esta página web se encuentran sometidas a la legislación y jurisdicción españolas.

Información sobre el uso de cookies

Esta página web puede utilizar cookies para el mantenimiento de la sesión del usuario y para guardar información de configuración de la página Web. En ningún caso se almacenarán datos de carácter personal en las cookies ni se utilizarán estas para obtener ni acceder a la información del usuario.
Las cookies son fragmentos de información que se almacenan en el sitio del usuario que utiliza el navegador a petición del servidor de la página Web. Los usuarios que no quieren recibir cookies o que deseen ser informados de cuando una cookie se va a instalar en su sistema, deberán configurar su navegador para que funcione de esta forma. También se informa que los usuarios pueden borrar todas la cookies generadas en cualquier momento.

Información sobre aspectos técnicos y de seguridad

Dentro de los servicios web existe una zona de acceso restringido a usuarios. Para el acceso a esta zona de acceso restringido será necesario disponer de usuario y contraseña. Los usuarios deberán cambiar la contraseña de forma periódica o al menos una vez al año.
Es responsabilidad de los usuarios, realizar cambios periódicos en la contraseña y evitar que otras personas distintas a los autorizados puedan conocer las claves de acceso a la zona de acceso restringido.
Los usuarios registrados en este servicio web deberán custodiar correctamente las claves de acceso e impedir su uso a terceros no autorizados. En el caso que algún usuario tenga sospechas de un uso indebido de su clave, deberá notificar este hecho a MIES como una incidencia de seguridad e inmediatamente deberá cambiar la contraseña de acceso.
Esta página Web está hospedada en los servidores del prestador de servicios de Internet contratado por MIES para la prestación de este servicio (en adelante el prestador de servicios).
Cuando el usuario utiliza los servicios de Internet de MIES, la dirección IP, la fecha y hora y otros datos como el tipo de navegador podrán ser almacenados en los servidores del prestador de servicios. Esta información será tratada por MIES solamente para análisis estadístico y para mejorar la accesibilidad de los servicios de Internet.
El prestador de servicios como responsable del hospedaje del servicio web de MIES está obligado a la adopción de las medidas de índole técnica y organizativas de tal forma que garanticen la seguridad de los datos, la información, los sistemas y los servidores que se utilizan para la prestación de este servicio, siempre teniendo en cuenta el estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural.
MIES no será responsable de posibles daños o perjuicios que se pudieran derivar de interferencias, omisiones, interrupciones, virus informáticos, averías telefónicas, modificación malintencionada o desconexiones en el funcionamiento operativo de este sistema electrónico, motivadas por causas ajenas MIES así como retrasos o bloqueos en el uso del presente sistema electrónico causados por deficiencias o sobrecargas de líneas de datos o sobrecargas en el Centro de Procesos de Datos del prestador de servicios, en el sistema de Internet o en otros sistemas electrónicos, además de daños que puedan ser causados por terceras personas mediante intromisiones ilegítimas fuera del control de MIES.
Se exonera MIES de responsabilidad ante cualquier daño o perjuicio que pudiera sufrir el usuario como consecuencia de errores, defectos u omisiones en la información facilitada por MIES siempre que proceda de fuentes ajenas a MIES.

Casados


0
fjamores3 - 5/24/13 12:00:00 AM.000

En la Asociación Pública de Fieles MISIONEROS DE LA ESPERANZA, la situación de vida matrimonial, y por extensión los novios y miembros solteros en esta etapa previa, es una autentica llamada (una vocación) a un peculiar (carismático) estado de vida, consagrado a Dios, mediante un compromiso de Vinculación a la Asociación o mediante la emisión de unas Promesas o Votos, que añade y concreta el vínculo bautismal personal, única base del ser cristiano.

En cualquiera de los casos, Dios llama al seguimiento radical de Jesucristo, único centro y modelo en la vivencia cristiana, para dar testimonio visible en el mundo del amor divino trinitario, siendo "una sola carne" (Gén. 2, 24), sobre todo ante los jóvenes y niños (especialmente los más pobres), y teniendo a María de la Esperanza como Madre e Intercesora, la primera y mejor seguidora de Jesús.

La inmensidad de la persona divina de Jesucristo y la limitación humana, nos condiciona como Misioneros de la Esperanza, a seguir radicalmente sólo algunas de las actitudes de su vida histórica.

Tal modo de vida, está fundamentado en las enseñanzas de la Iglesia (la que Juan XXIII llamaba "Iglesia de Cristo") y en su desarrollo actual, que aporta a través de sus instituciones especializadas y que garantizan plenamente la fidelidad a Jesucristo, en su evolución con los signos de los tiempos.

Estas enseñanzas conforman el ser matrimonial MIES, dan singularidad a la forma de vivir radicalmente el cristianismo, satisfacen una espiritualidad carismática común y aportan un "aire de familia" propio y peculiar. Todo ello en beneficio de la Iglesia Universal y particularmente de los niños y jóvenes.

En primer lugar se opta por el abandono de vocablos tales como "cuerpo" y "alma", fruto de conceptos filosóficos antiguos, para dar reconocimiento a una unidad creada por Dios, teologalmente única e indivisible, como es la persona humana, íntegra en su ser.

Someramente consideradas, se pretende vivir como Consejo Evangélico, en y con la Iglesia, sus actitudes de:

  • Pobreza, donde se haga patente y visible ante el mundo, la única necesidad de Jesús: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y completar su obra" (Jn. 4, 34).
  • Obediencia, en la que se testimonie el único camino de felicidad humana, que lleva a la autentica libertad: "… pues he bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Y ésta es la voluntad del que me ha enviado, que yo no pierda a ninguno de los que él me ha dado, sino que los resucite en el último día. Pues es voluntad de mi Padre que todo el que vea al hijo y crea en él tenga vida eterna y yo lo resucite en el último día." (Jn. 6, 38-40).
  • Castidad, matrimonial, que haga realidad evidente la voluntad creadora original de Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gén. 1 26). Con respeto delicado y práctico hacia toda la persona humana, tanto en su ser visible como invisible y a nivel personal como a nivel del prójimo (y como más próximo, el consorte).
  • Vida Testimonial, como alternativa a la Castidad Virginal, eligiendo "vivir en perfecto equilibrio el compromiso que emana de la vida familiar, laboral o doméstica y apostólico-social o bien otra actitud cristiana, para vivirla también radicalmente" (P. Ernesto), siendo fieles al mandato de Jesús: "Como el Padre me envió a mí, así os envío yo a vosotros" (Jn. 20, 21).

Siguiendo las últimas enseñanzas conciliares, este ser tiene su base creadora en Dios-Trinidad, y es el fruto de ese amor entre las personas divinas. Como tal está llamado a vivir como iglesia doméstica, como una vivencia en común de los que quieren seguir a Jesucristo y ser salvados por Él. Igualmente, en este contexto de amor creativo, expansivo y exteriorizante, tiene valor cristiano la procreación del ser humano y sólo en este.

Este ser humano, creado por Dios a su imagen y semejanza, lo fue como macho y hembra (Gén. 5, 2), u otros vocablos semejantes (varón, hombre, masculino o bien hembra, mujer, femenino, etc.). Lo fue, siguiendo el único "pensamiento" divino de familia, comunidad, trinitario en definitiva. Es decir como dos personas diferentes, sexuadas (y no sólo física, o biológica, o sicológicamente, … diferentes), con distinta personalidad. Ambas personan completan la integridad y unicidad del ser humano creado por Dios, "por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y son los dos una sola carne" (Gén. 2, 24).

Así ellos, las dos personas sexuadas, en familia, comunitariamente, como indica la misma Iglesia, son los idóneos, con capacidad potencial, para hacer visible en el mundo el amor divino. De hecho, se le llama a este amor "caridad conyugal o esponsal" y lo es de forma individual y a la vez común (al "estilo" trinitario). Así, Jesucristo es llamado el Esposo, por antonomasia.

En todo momento no se debe olvidar el reconocimiento integral de la persona humana, individualmente considerada, citado anteriormente.

En este contexto el matrimonio aparece como la relación, o vínculo, estable que se instituye entre las dos personas sexuadas (diferentes) creadas por Dios, para hacer visible en el mundo su amor trinitario. Y como tal constituye el núcleo básico y fundamental de la humanidad. Todo ello independiente de la ideología, filosofía, creencia o increencia de los seres participantes.

Y, asimismo, sigue afirmando y desarrollando la propia Iglesia Universal, esta unión vinculante (matrimonio) resulta ser la más completa, y el testimonio más patente, del amor divino en el mundo. Se podría añadir, siguiendo los antiguos términos, como la unión completa y total de "cuerpos" y "almas", y con el Concilio Vaticano II que "por ello los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud" (G.S. nº 49)

Esta idea, que actualmente se desarrolla en la Iglesia como Teología de la Familia o del Cuerpo, desde casi el principio ha sido parte integrante de la espiritualidad del matrimonio MIES. Tan es así que se puede considerar en el fundamento del ser matrimonial MIES, consagrado en el mundo a modo de cristianos que siguen radicalmente, como vocación, a Jesús, el Consagrado, el Ungido.

A esta realidad, conociendo la debilidad y fragilidad humana, Jesús aporta una Alianza propia, vivida en dualidad, con el Sacramento del Matrimonio, que la Iglesia Católica dispensa a sus fieles, porque "el Señor se ha dignado sanar este amor, perfeccionarlo y elevarlo con el don especial de la gracia y la caridad" (G.S. nº 49). Es claro y evidente el simbolismo de las bodas de Caná, en el Evangelio de Juan: Jesucristo está presente, y se presenta como el "vino mejor", solucionando un problema matrimonial en los contrayentes ya desde el principio de su vida conyugal, con la intersección de María.

Por ello los Misioneros de la Esperanza no pueden obviar en sus vidas esta realidad, ya que de otra manera se incurriría en contradicción. Y están llamados a vivir esta vocación de estado, de forma peculiar y carismática, siguiendo radicalmente a Jesucristo, dando testimonio del amor de Dios ante los jóvenes y los niños, resultando ser la forma visible actual, cada uno en su ambiente, de la presencia providencial y misericordiosa de Dios en el mundo.